¿Qué es el juego simbólico?

El juego simbólico es una actividad natural de los niños. Se caracteriza por el uso de objetos o acciones para representar algo que no está presente o que no es real. Por ejemplo, un niño puede fingir que un sombrero es un coche o que un palo es una espada.

También conocido como “make-believe“, es cuando los niños fingen ser cosas que no son. En ocasiones suele incluir elementos de atrezzo (rollos de papel higiénico como dinero, guías telefónicas, cajas o maletas vacías, etc.) los niños actúan como si fueran otros objetos totalmente diferentes. Por ejemplo, actúan como si el rollo de papel higiénico fuera dinero o como si la caja vacía fuera una bomba que puede hacer volar su casa.

Los niños pasan gran parte del día aprendiendo sobre el mundo que les rodea. Para que el aprendizaje se produzca los niños necesitan estar expuestos al mundo, a la comprensión del lenguaje, a oportunidades de exploración, a otros individuos que puedan dialogar con ellos, a diversos objetos que no sean excesivamente estimulantes o peligrosos, al entorno natural, a la cultura y a experiencias pasadas que puedan compararse con las nuevas. 

Toda esta exposición tiene lugar dentro de un mundo interior extremadamente activo. Los niños están expuestos a este mundo a través de sus sentidos, de la experimentación, de las interacciones con su entorno.

Este tipo de juego es una forma de que los niños pequeños practiquen y desarrollen su imaginación y sus habilidades mentales. De hecho, es una parte muy importante del proceso de desarrollo cognitivo, porque ayuda a los niños a aprender sobre el lenguaje, la resolución de problemas, las habilidades sociales, a ejercitar y perfeccionar sus habilidades motrices.

Historia del juego simbólico

La idea del juego simbólico fue introducida por primera vez por el psicoanalista suizo Jean Piaget. Este se interesó por la forma en que los niños desarrollan sus conceptos de tiempo y espacio. 

Piaget observó que los niños pequeños solían jugar con los juguetes de forma repetitiva. Por ejemplo, un niño empujaba un coche de juguete hacia delante y hacia atrás por un suelo enmoquetado durante horas. Aunque el coche de juguete se movía en línea recta por el mismo tramo de suelo, el niño podía imaginarse que salía en diferentes direcciones o incluso que doblaba las esquinas. De este modo, parecía que se movía muy rápidamente de un lugar a otro, aunque en realidad se quedaba en un solo sitio todo el tiempo. 

Piaget calificó este tipo de juego de simulación como simbólico, ya que el niño utilizaba el coche de juguete como símbolo de otra cosa que imaginaba mientras realizaba esta actividad, como viajar o ir a algún sitio.

Los niños utilizan símbolos para representar objetos reales. Pueden fingir que un peluche es un bebé y alimentarlo con un biberón. O pueden fingir que un par de zapatos viejos representa un coche. Para realizar este tipo de juego imaginativo, los niños deben entender que los objetos pueden representar otra cosa (simbolizar), y también deben entender lo que el objeto representa (su significado).

Características

El juego simbólico se puede diferenciar dependiendo de la edad con la que se juegue. Por eso, diferenciaremos varias etapas:

Juegos pre simbólicos: 12 – 18 meses

El juego pre-simbólico comienza normalmente entre los 12 y los 18 meses e imita los comportamientos de los adultos. 

Se caracteriza por el desarrollo de la comprensión de que los signos son símbolos arbitrarios como: el uso funcional de los objetos diarios, asocian acciones o gestos, por ejemplo saludar, beber agua. El niño comprende que las palabras no son necesarias para comunicar ideas e intenciones.

Juegos simbólicos: 18 – 30 meses

  • 18 meses: A medida que el niño descubre que diferentes cosas pueden representar otras, su imitación se vuelve más creativa y sofisticada. Empiezan a imitar escenas habituales del día a día como a llevar una taza mientras juega al restaurante porque quiere ser como mamá o papá. Finge que su zapato es un teléfono para poder “llamar” a otro niño.
  • 20 – 22 meses: Alrededor de los dos años, muchos niños empiezan a dar sentido a su mundo emparejando objetos con símbolos. Cuando cogen un objeto y dicen su nombre en voz alta, están utilizando el juego simbólico. Lo hacen porque les ayuda a entender su mundo y a controlar el mismo. También son capaces de representar roles: de mamá, papá, hijo…
  • 30 meses: El lenguaje ha evolucionado e introducen personajes de ficción en sus roles. Hasta son capaces de interpretar varios roles en un mismo juego.

Juegos simbólicos: 4 años

Fingen ser una mamá, un papá, un médico, un superhéroe, un profesor o cualquier otro papel, los niños empiezan a experimentar con los roles y responsabilidades de los adultos. Además,  son capaces de planificar el juego, de improvisar y la interacción con otros niños hace que, en muchas ocasiones, se convierta en un juego cooperativo.

Estos juegos son muy importantes en el proceso educativo de los niños, especialmente en la edad de formación, cuando la mente es más receptiva.

 

Por otro lado, otra de las características de los juegos simbólicos puede ser los tipos de estos:

 Montajes

Los niños pueden montar un escenario de fantasía en el que pueden representar diferentes papeles o situaciones con accesorios como muñecos, animales de juguete o peluches. También pueden hacer dibujos o construir con bloques para crear una escena para su escenario.

Compañeros imaginarios

Los niños pueden idear un amigo imaginario, un compañero que acompañe al niño en sus aventuras cuando juega solo. Los amigos imaginarios suelen surgir de los propios reflejos del niño, por ejemplo, cuando se mira en un espejo o ve su reflejo en el agua. Algunos compañeros imaginarios pueden inspirarse en algo del entorno del niño, como un muñeco o un animal de peluche que tiene un carácter especial.

¿Qué implicación tiene en el desarrollo del niño?

Un juego simbólico se basa en representaciones reales que sirven para enseñar lecciones de vida significativas a los más pequeños. Los símbolos de estos juegos suelen representar ideas abstractas, valores o principios morales. También son conocidos como herramientas educativas para desarrollar la creatividad, la capacidad de resolver problemas y la habilidad cognitiva, entre otras.

Estas son las diferentes áreas de desarrollo en las que influye los juegos de roles:

Comunicación

  • El lenguaje del juego es una poderosa herramienta para enseñar a los niños pequeños, ya que les proporciona nuevas formas de expresarse, de participar en la vida familiar y de interactuar con otros niños.
  • Por eso es tan importante fomentar el juego simbólico en tu hijo, debido a que existe una relación directa con el desarrollo del lenguaje; cuando los niños pequeños empiezan a utilizar símbolos, tienden a aprender nuevas palabras más rápidamente.
  • Este tipo de juego les permite a los niños utilizar objetos, palabras y gestos para representar otras cosas. A través del juego simbólico, los niños son capaces de desarrollar tanto sus habilidades lingüísticas como sus habilidades sociales. Aprenden a escuchar, a hablar con claridad, a compartir y a turnarse con los demás.

Creatividad e imaginación

  • El juego simbólico es una de las primeras formas de creatividad que practican los niños. Es un tipo de aprendizaje en el que el niño desarrolla conceptos e ideas manipulando símbolos, objetos y acciones en un juego imaginario. Los niños utilizan su imaginación para crear historias y escenarios que explican acontecimientos, personas y la naturaleza.

Educación emocional

  • El niño puede proyectar sus miedos, tensiones y conflictos internos. Esto le ayuda a expresar sentimientos extensos. Además, proporciona información sobre el pequeño.
  • El juego puede ayudar a los niños a desarrollar habilidades de resolución de conflictos, ya que prueban nuevas formas de interactuar con los objetos para lograr sus objetivos a través de ellos.
  • Por otro lado, fomenta la independencia del niño de su núcleo cercano.

Socialización

  • Se cree que el juego simbólico es el precursor de formas más avanzadas de interacción social, porque permite al niño practicar sus habilidades de imitación e interacción con objetos y adultos. Estas habilidades son importantes para que el niño aprenda a comunicar sus necesidades y deseos a los demás.
  • Los niños y niñas aprenden jugando. El juego simboliza lo que ellos aprenden. A través del juego, pueden proyectarse en diferentes roles en la sociedad mejor que en la vida real, lo que les enriquece su conocimiento social y a asimilar el mundo que les rodea.

 

Deja un comentario