Envíos 24-48h 🚀 · Costes de envío gratuitos a partir de 60€

Pre-escritura, ¿Cómo introducirla a través del juego?

La pre-escritura consiste en todas aquellas actividades y acciones que realizamos con la finalidad de preparar a los niños/as para iniciarse a la escritura.

Alrededor de los 6 años, los niños y las niñas pueden empezar el aprendizaje de la lectoescritura. Se considera que en general, a esta edad, los niños ya tienen un nivel de vocabulario suficientemente rico y una óptima maduración psicomotriz que les sirve de base para el inicio de la lectura y la escritura.

De este modo, la pre-escritura, tiene como finalidad estimular al niño o a la niña para dotarlos de esta base psicomotriz necesaria para la posterior escritura. Mediante la estimulación de la psicomotricidad fina de los niños y las niñas y con la introducción de la grafomotricidad.

La motricidad fina, es la capacidad de mover las manos y los dedos de forma coordinada y con destreza, y adquirir las habilidades esenciales que serán requeridas posteriormente para escribir. La grafomotricidad son las capacidades que tenemos para efectuar los movimientos relacionados con la escritura“.

La manera más estimulante y enriquecedora para introducir a los peques en la pre-escritura y adquirir las habilidades necesarias para la escritura es mediante el juego y actividades sensoriales.

¿Qué habilidades se adquieren mediante la pre-escritura?

Las habilidades motrices que se adquieren son la coordinación mano-ojo, la fuerza muscular de los dedos, la presión táctil, la destreza del movimiento y el dominio del antebrazo, muñeca o de los dedos.

¿A qué edad podemos introducir la pre-escritura?

A partir del primer año de edad, ya podemos introducir o estimular a los niños y a las niñas a través de diferentes dinámicas sensoriales y del juego para fomentar el desarrollo de la motricidad fina. Siempre teniendo en cuenta, y es muy importante, conocer en qué punto madurativo y de desarrollo se encuentra cada niño y valorar que actividades son más acordes en cada momento.

¿Qué juegos podemos aplicar para estimular la pre-escritura en los niños?

Existen muchos juegos o ejercicios sensoriales con los cuales podemos potenciar las habilidades motrices e introducir los trazos básicos que integran la grafía.

Por un lado, todos aquellos juegos que potencien el uso coordinado de las manos, los dedos, los movimientos de los brazos servirán para fortalecer su musculatura y estimular la coordinación y la precisión. Por otro lado, todos aquellos juegos en que los niños puedan realizar trazos, el dibujo o agarre de objetos con la mano, les será útil para adentrarse en la grafomotricidad.

Juegos y actividades de estimulación motriz

En el mercado podemos encontrar gran cantidad de juegos o juguetes que potenciarán la motricidad.

El moldeo de plastilina, masa de modelaje, arena cinética..etc, estimulamos la motricidad en los dedos, la masa muscular y la presión táctil.

 Este tipo de juegos requieren y fomentan la concentración y la precisión, además de estimular el agarre en forma de pinza.

pre-escritura     Imagen 1. Enhebrar piezas en hilo.

Con las construcciones y el apilamiento de piezas, además de requerir de concentración, entrenan la psicomotricidad y la coordinación de brazos y manos.

Los encajables de botón son una buena manera de poner en práctica el agarre en pinza o la coordinación mano-ojo.

Actividades para la introducción de la grafomotricidad

Las actividades de grafía deben introducirse de forma evolutiva, ya que estas dependerán de la destreza de la motricidad fina que tengan en el momento.

  • Trazo libre:

Esta es la primera actividad de pre-escritura vinculada directamente a la grafía que los más peques realizarán. Consiste en que los más peques creen sus primeros garabatos, de forma libre y espontánea, sin seguir ningún patrón y que practiquen el agarre de sus primeros utensilios de escritura. Debido a que sus primeros agarres serán de tipo palmar, pueden empezar con ceras o rotuladores de un grueso considerable, de este modo se les facilita el agarre. También pueden utilizar puntura de dedos o ceras ergonómicas, ideadas para un fácil agarre con la palma de la mano.

  • Trazo dirigido:

Todas las letras del alfabeto siguen un mismo patrón de trazos; líneas rectas, curvas, semicurvas, en zig-zag, verticales, horizontales…etc. Para practicar la pre-escritura les podemos proporcionar patrones simples en forma de cenefa,  empezando por las más simples, que son las líneas rectas, para que ellos puedan reseguir con el dedo o simplemente seguir el patrón colocando encima garbanzos, piedras o enganchar pegatinas sobre el trazo.  Más adelante pueden empezar a recrear la cenefa con el dedo índice, mediante pintura de dedos o en una bandeja de arena. Los más mayores pueden realizar los ejercicios mediante un marcador, pincel o un lápiz para ir adquiriendo la destreza en el agarre de la herramienta de escritura.

pre-escritura        Imagen 2. Niña realizando trazos en arena.
  • Implementación de letras:

Como paso final de la pre-escritura podemos introducir las letras, individualmente o en forma de alfabeto. Se recomienda que estas tengan relieve, de este modo los niños y las niñas pueden reseguir y efectuar un trabajo sensorial sobre las letras. La manera de trabajar con ellas puede ser igual que en el trazo dirigido, empezar con el trabajo de reconocimiento de la letra resiguiendo su trazado, replicar el símbolo en arena o mediante pintura y finalmente realizar las letras con ayuda de una herramienta de escritura.

pre-escritura      Imagen 3. Letras rugosas.

 

Si crees que te puede resultar interesante el material que te proponemos, no dudes en pasarte por nuestro catálogo de productos donde encontrarás infinidad de juegos que ayudarán a poner en práctica la pre-escritura de tus hijos.